gastos hormiga autonomos

¿Cómo te ayudan a ahorrar como autónomo los gastos hormiga?

La pandemia del COVID-19 ha hecho a infinidad de autónomos acordarse de que los imprevistos son el pan de cada día en su actividad laboral. Por eso, es fundamental tener en cuenta los gastos hormiga.

Y es que, más allá de la crisis, está claro que cualquier trabajador por cuenta propia puede perder clientes o tener alguno que deje de pagar alguna que otra factura.

Pero también se puede ver abocado a indemnizar a un empleado o a pagar la reparación de un elemento fundamental del negocio, como por ejemplo la calefacción, el aire acondicionado en un local o el vehículo con el que se trabaja a diario. 

Por eso, los expertos recomiendan disponer de un dinero extra en el caso de que suban los gastos o bajen los ingresos. Normalmente, se aconseja acumular un fondo de emergencia de aproximadamente entre tres y seis meses de gastos normales.

Obviamente, los autónomos no siempre son capaces de ahorrar, puesto que muchas veces se dan gastos imprevistos que hacen que dicha capacidad se vea afectada. Y una de las claves, es empezar a afrontar los importes pequeños.

Cómo puede un autónomo ahorrar controlando los gastos hormiga

En muchas ocasiones recortar los pequeños gastos que no se tienen en cuenta y y que son parte del día a día es el mejor modo de ahorrar. De hecho, se estima que esto puede llegar a producir ahorros de hasta 14.000 € en 25 años.

Es esto exactamente la tesis que defiende el autor David Bach en su libro Factor Latte con un ejemplo muy ilustrativo: cuánto podría ahorrar una persona en distintos periodos –desde un mes hasta 1, 5 o 25 años– recortando solamente un café al día.

Se trata de un método que puede ser muy útil en situaciones tan difíciles como la actual, en la que los autónomos aún no acaban de ver la luz al final del túnel y probablemente no puedan permitirse grandes sumas para ahorrar diariamente. 

No obstante, este experimento prueba que no hace falta recortar grandes sumas de dinero para conseguir grandes resultados. Veamos un ejemplo con tan solo recortar 1,5 € al día:

Visto lo visto, estos pequeños gastos pueden dar una alegría si se es capaz de gestionarlos correctamente. Es un pequeño gesto que puede dar buenos resultados.

Plan de acción contra los gastos hormiga

Primeramente, hay que hacer el esfuerzo de identificar estos gastos en los que caemos frecuentemente y ver si se requiere tomar alguna acción. Sea como fuere, lo idóneo es ceñirse al presupuesto de ingresos y gastos.

Esta es la herramienta por antonomasia para tener unas finanzas sanas. Por ello, si no contamos con uno, hay que coger papel y lápiz y establecer límites. Algunas de las sugerencias más recomendables son las siguientes:

5 ejemplos de gastos hormiga y cómo reducirlos

El del café no es el único ejemplo de este tipo de gastos para los autónomos. Veamos a continuación varios de los más comunes.

1. Gastos de transporte

Ir a trabajar a diario en taxi o en un VTC no es el mejor modo de ahorrar. Como tampoco lo es ir en coche: hay que pagar gasolina, a veces el parking o la zona de estacionamiento limitada... El transporte público es la mejor opción, sobre todo si se dispone de un bono mensual –es indispensable evitar los billetes sencillos–. Además, ir en bicicleta o andando incluso ayuda a ahorrar más.

2. Control de comisiones

Ciertos proveedores de servicios, como los bancos, imponen comisiones. A fin de mes, este tipo de gastos es bastante común, por lo que es aconsejable negociar con el proveedor esa comisión o buscar alternativas que no las apliquen.

3. Agua, snacks, refrescos y menús

Si bien pueden deducirse las dietas de los trabajadores por cuenta propia, a la larga puede ser un gasto difícil de controlar. Hay que tener en cuenta que un menú del día puede costar alrededor de 10 €, por lo que de lunes a viernes el total ascendería a 50 €, unos 200 € al mes.

Quizá sería mejor llevarse la comida desde casa. Esto mismo ocurre con el bocadillo de media mañana, que será siempre más barato (¡y sano!) que utilizar máquinas expendedoras o ir a un bar.

4. Material de oficina

Otro de los gastos hormiga para los autónomos y al que no se le suele dar demasiada importancia, pues muchas veces los folios o el tóner para la impresora son gastos imprescindibles.

Sin embargo, minimizar el número de documentos que se imprime o reciclar las hojas impresas solo por un lado son decisiones que ayudan a reducir aún más uno de los gastos más habituales de los autónomos.

5. Servicios web

Hay determinados servicios web que rara vez se utilizan y que están acompañados de una pequeña cuota o comisión, o que pueden sustituirse por opciones gratuitas. ¿Merece la pena pagar por un programa en lugar de usar software libre o un hosting que no se utiliza? Aunque sea poco, es un dinero desperdiciado.

6. Asesoría

Otro de los gastos que los autónomos más padecen son las asesorías. El mercado está plagado de expertos, pero con precios desorbitados. Por eso, una gran idea es contratar los servicios de asesorías como Asesorae, que desde tan solo 28€ al mes se ocupan de absolutamente todo.

Como habrás podido comprobar, el mejor modo de afrontar los gastos hormiga es cortar por lo sano. Para ello hay que tener en cuenta los gastos actuales y decidir cuáles son prescindibles o si hay alternativas más baratas. Estos son, sin duda, el gran enemigo de los ahorradores. Y, como autónomo, seguro que tu bolsillo lo notará.

Comparte esta noticia en tus redes