aval bancario para autonomos

Cómo conseguir un aval bancario para autónomos

Lograr subvención para tu negocio como autónomo implica una serie de pasos anteriores. Tal y como si de un videojuego se tratase, tendrás que ocuparte de diversas etapas hasta lograr el propósito conclusivo, la financiación. Y una de las fases clave del proceso es la consecución de una garantía como autónomo.

El aval es la garantía en las operaciones de crédito y préstamos, y si no devolvemos el dinero logrado nuestro acreedor va a poder exigir al avalista que abone el adeudo que hemos podido adquirir. Muchos trabajadores por cuenta propia están viendo derrumbar sus esperanzas en esta período al no conseguir acceder al aval.

Tipos de avales que puede presentar un autónomo

Si en lugar de autónomos fuésemos asalariados, solo habría que presentar nuestra nómina como garantía de que se puede afrontar la deuda que vamos a contraer.

Ahora bien, un trabajador por cuenta propia no tiene nómina sino que sus ingresos varían de un mes a otro según lo trabajado.

Deberá aportar más documentación que un trabajador por cuenta ajena. Estos son los principales tipos de aval para autónomos:

Cómo solicitar un aval financiero para autónomo

Lo primero es ir a varias entidades bancarias e informarnos de lo que nos piden para concedernos el préstamo o el aval. Necesitaremos reunir toda la documentación posible.

También podemos acceder a una SGR (Sociedad de Garantía Recíproca), es decir, entidades sin ánimo de lucro que facilitan a los trabajadores por cuenta propia el acceso a la fuente de financiación que necesitan, actuando como avalistas.

Están formadas por socios partícipes (el autónomo o pyme que aprovecha el aval) y socios protectores (por ejemplo, la Administración o la Cámara de Comercio, que aportan el dinero si se tiene que ejecutar el aval).

Las SGR tienen más oportunidades de lograr el préstamo, ya que las entidades de crédito tienen una mayor predisposición a concederlos. Una SGR se involucra al valorar la viabilidad de la operación, siendo menor el riesgo de impagos. Asimismo, ayudan con asesoramiento sobre el proyecto.

Visto lo visto, si los bancos y otras entidades de crédito rechazan un aval convencional, como el patrimonial o el bancario, siempre existe la alternativa de acudir a una SGR para obtener el dinero que necesitamos para nuestro negocio.

Así de “fácil” es conseguir un aval bancario para autónomos.

Comparte esta noticia en tus redes